¿Puede ser despedida una vendedora por desvelar a una niña la identidad de Papá Noel?

La trabajadora se dirigió a la niña, de siete años, y le dijo que se llevara a su padre a la perfumería para que su madre pudiese comprar un reloj como regalo de navidad para él, desvelando así que no es Papá Noel quien se encarga de hacerlo.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, en sentencia de 1 de junio de 2017 (Recurso 19/2017), ha desestimado el recurso de suplicación interpuesto por la trabajadora, por considerar que su actitud, menospreciando a sus superiores y compañeros y desobedeciendo órdenes, después de haber sido apercibida, quebró la confianza que la empresa tenía depositada.

La Sala considera que, aunque aisladamente consideradas, las acciones que llevó a cabo la trabajadora solo podrían constituir una falta leve o incluso grave, en conjunto revelan una clara voluntad rebelde en el cumplimiento de sus funciones como dependienta y una patente mala fe. Por estos motivos, tomó la empresa la decisión de despedirla cuando, pese a haber sido anteriormente sancionada, persistió en su irrespetuoso actuar durante tres meses más.

Varios son los incidentes de los que puede afirmarse su intención irrespetuosa con la empresa. Así por ejemplo mientras una clienta miraba de manera disimulada un reloj de caballero, con intención de separarlo como futuro regalo de Navidad para su marido, la trabajara se dirigió a su hija, de 7 años, y le dijo que se llevara a su padre para atenderle mientras su madre elegía el reloj como regalo de navidad para él. Evidentemente, la niña se lo dice al padre y por lo tanto cualquier sorpresa queda desvanecida y la niña queda desconcertada de que su madre elija o compre un regalo en lugar de hacerlo Papá Noel.

Tras negarse inicialmente, acudió de muy malas maneras a ver el video editado por la empresa por Navidad y poco después, tras envolver un paquete para un cliente, de forma brusca lanzó las tijeras sobre el mostrador cayendo éstas a pocos centímetros de la cara de un niño pequeño, hijo de otra clienta que esperaba en la zona.

No atendía los requerimientos de sus superiores para la debida protección de la mercancía, dejándola a la vista de los clientes sin custodia, y faltaba el respeto a sus superiores, mostrando desidia y desobediencia en el trabajo de forma reiterada, incluso habiendo manifestado a una compañera que su intención era la de conseguir un despido retribuido.

Esta actitud, voluntaria y reiterada, da muestra de un manifiesto quebranto de las obligaciones derivadas de su contrato de trabajo, siendo también constitutiva de indisciplina y desobediencia en el trabajo con clara transgresión de la buena fe contractual.

La sanción de despido, cuya procedencia es fallada en la instancia y ahora el TSJ confirma, es acorde al principio de proporcionalidad y la empresa actuó conforme a lo previsto en el Convenio colectivo, imponiendo la sanción más grave prevista, cuando previamente ya había intentado remediar la actitud de la trabajadora con una sanción de suspensión de empleo y sueldo con la que no consiguió restablecer la buena fe en la relación laboral.

Fuente: www.noticias.juridicas.com

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en DERECHO DEL TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s